14octubre
2021

Salimos a limpiar! Homeschooling ecológico: una actividad que tu hijo nunca olvidará.

Una experiencia espontánea y simple que se ha convertido en una herramienta terapéutica asombrosa.

Solo o con mi hijo, he salido a limpiar espacios públicos, de manera espontánea.

Mi motivación ha sido simplemente ayudar, no pienso en nada más.

Nunca lo había contado hasta que acepté el inmenso beneficio que nos ha traído... y eso que tan solo ha sido una experiencia esporádica.

Qué hago
Salgo durante 1 o 2 horas, con guantes, una bolsa de plástico grande y recojo basura en un área que esté especialmente sucia (y que me sea posible trabajarla, claro).

Es una actividad sencilla, directa, sin burocracia, lo menos controversial posible, no pretendo activar pasiones en contra.

Es mejor si la actividad es de alta demanda energética para mi cuerpo: Cansarme u poco haciéndolo aumenta el impacto emocional y el significado de la tarea.

No lo hago a fondo, no me importa si es el frente del edificio, la calle, el mar, el bosque, a veces limpio, otras lavo, otras reparo (cosas muy básicas pues soy super torpe en esos menesteres, reconozco que me falta pintar o meterme en líos mas complejos , pero no me importa; me importa que sea algo de clara ayuda a la comunidad, aunque no les conozca, aunque me miren raro, aunque no me saluden... el único requisito es que sea un espacio público.

¿Por qué un espacio público?
Por que el trabajo para la comunidad te conecta con tu nivel superior de existencia y con la dimensión emocional asociada a ello; la cual es mucho más poderosa que cuando se trabaja encerrado en las paredes del ego.

El trabajo voluntario y espontáneo en un espacio público tiene un asombroso poder de sacarte de tu zona de confort, proceso que te remueve y te ayuda a trabajar toda clase de bloqueos como la vergüenza, la resistencia al cambio, la procrastinación, etc.

Haz la prueba y verás.

Proyecto Ansiedad CERO
English Spanish